¿Quién se interesa por mi?

¿Quién se interesa por mi?
Probablemente alguna vez te hayas hecho esta pregunta. Especialmente en momentos difíciles y de soledad. ¿No hay nadie que se interesa por mis problemas? En la Biblia encontramos el grito de socorro de una persona en dificultades : “.. pues no hay quien me quiera conocer, no tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida” ¿Acaso tú también te sientes así?
¡Escucha, hay buenas noticias para ti! ¡Alguien se preocupa por ti y quiere ser tu fiel amigo y confidente! Muchas veces somos desengañados por los hombres cuando nos encontramos en aprietos. Sin embargo Dios nunca abandona a quienes confían en él. La Biblia nos invita a acudir a él con todas nuestras ansiedades, y nos da una buena razón para ello, afirmando que: “… él tiene cuidado de vosotros.“ Sí, tú puedes ir con tus cargas a Dios y entregarselas. Miliones de personas hemos experimentado que es cierto que él cuida de nosostros.
Dios te ama. Él te conoce por tu nombre. En este mismo momento te extiende su mano, ofreciéndote su ayuda, porque él te ama. La Biblia nos habla con claridad del amor de Dios: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo únigenito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Las dificultades en tu vida pueden ser tu gran oportunidad para dirigirte a él, y experimentar su amor. El maravilloso amor de Dios es capaz de transformar las nubes más oscuras en un nuevo amanecer. Su amor puede disipar las sombras de la depresión y cambiar la noche oscura en un nuevo día lleno de claridad.
Dios e fiel. El amor de Dios y su cuidado son reales y no te fallan. Cada día te quiere das las fuerzas necesarias para sobrellevar aún circunstancias difíciles. La Palabra de Dios promete: “Así como tus días sean tus fuerzas.“

Así lo confirma alguien que perdió su trabajo. Su familia estaba ante la ruina, pero aun en este tiempo tan difícil confiaban en el Señor. Y Dios no les abandonó: sino que cada día esta familia experimentó el cuidado del Señor. Mirando hacia atrás, pueden testificar: “Ha sido un tiempo duro. Muchas veces no sabíamos como seguir adelante. Sin embargo el Padre celestial se ha ocupado de darnos en el momento oportuno la ayuda necesaria.”

Dios se interesa por ti. Confía plenamente en él. A través de la fe en su Hijo Jesucristo, puedes llegar a tener una relación maravillosa con él. Puedes llegar a ser un hijo amado de Dios: y él quiere ser tu Padre para toda la eternidad. Por ello murió Jesús por nosotros en la cruz. Su muerte y su resurrección eran necesarias, para quitar la culpa del pecado, que nos separa de Dios. “Nadie tiene mayor amor que él que da su vida por los amigos”.
Te voy a hacer una invitación: Pídele sinceramente a Dios que te perdone tus pecados y entrégale la dirección de tu vida. Si haces ésto, él te recibe como su hijo. Lee la Biblia y sigue sus enseñanzas. Como hijo de Dios tienes aceso libre al Padre celestial en cualquier momento y puedes ir a él con todas tus preocupaciones y penas. La Biblia te invita: “Echa sobre el Señor tu carga, y él te sustentará. No dejará para siempre caído al justo”. Dios te ama y te está esperando.